¿Qué son los cuencos tibetanos?

Los cuencos tibetanos o boles tibetanos son recipientes con forma cóncava que actualmente se utilizan en occidente como decoración exótica. Pero si investigamos sobre su origen vemos que en realidad su función es la de producir un sonido relajante perfecto para la meditación.

El origen de estos boles tibetanos se encuentra en el Himalaya (más concretamente en el Tibet y en Nepal), es por eso que también son llamados tazones himalayos.

Los cuencos difieren unos de otros por su diseño, forma o composición pero todos ellos están fabricados de diferentes metales, los boles más conocidos están compuestos por 7 o 9 metales diferentes pero pueden llegar a estar compuestos por 12 metales.

Los 7 metales más usados para elaborar los cuencos simbolizan cada uno de ellos un cuerpo celeste de nuestro sistema solar. El oro simboliza el Sol, la plata la Luna, el mercurio a Mercurio, el hierro a Marte, el plomo a Saturno, el estaño a Júpiter y por último el cobre a Venus.

Tipos de cuencos tibetanos

Existen una gran variedad de boles tibetanos con diferentes tipos y formas que hacen que cada uno emita un sonido característico.

Entre los cuencos tibetanos tradicionales podemos encontrar:

  • El Cuenco Jarkanda que está hecho con la aleación de siete metales, tiene una forma ligeramente abombada con paredes finas y altas. Puede producir bellas vibraciones armónicas sobre todo en la parte superior ya que tiene una gran capacidad de vibración.
  • El Cuenco Cáliz que es uno de los más antiguos y compuesto por dos piezas, una cóncava y la otra convexa. A diferencia de los demás puede emitir una gran diversidad de sonidos tibetanos alcanzando frecuencias mucho más altas.
  • El Cuenco Bengala o Bengal es un cuenco hecho a mano combinando tres partes de cobre y una de estaño clasificándolo como bronce acústico. Es considerado uno de los boles con el sonido más limpio y además permite controlar el volumen del sonido gracias a sus gruesas paredes.
  • Los Cuencos Lingham son los más difíciles de encontrar ya que son considerados los más icónicos del tibet por lo que hay una gran demanda. Emiten un sonido tan único e hipnótico que destacan a pesar de no tener un diseño extravagante.
  • Los Cuencos Manipuri tienen una forma circular con paredes abiertas y suelen tener grabados con forma de estrella o círculos en su base. Tiene un sonido muy expansivo con una gran resonancia por lo que produce un sonido duradero. Acostumbra a usarse sobre un cojín o almohada para no detener su vibración sosteniéndolo con la mano.
  • El Cuenco de cuarzo fabricado en cristal de cuarzo en vez de metal es un tipo de bol tibetano en auge hoy en día debido a que produce un sonido muy diferente al resto pero igual de relajante debido a su frecuencia y armonía musical.
  • El Cuenco Thado, Thadopati o Thadobati tiene una base casi completamente plana y las paredes rectas y gruesas. Estas características sumadas a su peso permiten golpearlo con fuerza sin dañarlo obteniendo así un volumen más alto. Además el rango de frecuencias es amplio pudiendo producir sonidos graves o agudos variando la intensidad y velocidad con la que rozamos el borde del cuenco con la baqueta.

Al poder producir sonidos con un alto volumen es perfecto para usarse en grandes estancias como en salas de yoga o meditación zen guiada.

La lista de tipos de cuencos no acaba aquí, también existen los Cuenco Himalaya Ulti, el Cuenco Japonés también llamado Keizu, Cuenco Mani, Cuenco Planetario, Cuenco Fuente, así como las campanas budistas que pese a no ser cuencos tienen una funcionalidad similar.

Cuenco tibetano con diseño antiguo, almohada cosida a mano y baqueta de madera de caoba

Cuenco tibetano con diseño antiguo, almohada cosida a mano y baqueta de madera de caoba

Cuenco tibetano de metal con baqueta con agarre tipo lápiz y doble superficie madera/felpa

Cuenco tibetano de metal con baqueta con agarre tipo lápiz y doble superficie madera/felpa

Cuenco de cristal de cuarzo color púrpura, incluye baqueta y base de goma

Cuenco de cristal de cuarzo color púrpura, incluye baqueta y base de goma

Cuenco tibetano 7 metales hecho a mano en Nepal

Cuenco tibetano 7 metales hecho a mano en Nepal

Cuenco de cuarzo blanco con base y mazo de goma

Cuenco de cuarzo blanco con base y mazo de goma

Cuenco tibetano de meditación con bolsa étnica

Cuenco tibetano de meditación con bolsa étnica

Cuenco tibetano con la imagen de buda dentro, hecho de latón y madera

Cuenco tibetano con la imagen de buda dentro, hecho de latón y madera

Cuenco tibetano de latón color cobre y plata

Cuenco tibetano con decoraciones en color cobre y plata

Tipos de baquetas para cuencos tibetanos y de cristal

  • Las baquetas de madera son con las que podrás obtener los sonidos más agudos al golpear el cuenco y con las que te será más fácil y rápido sacar sonido al cuenco haciendo girar la baqueta alrededor de su borde.
  • Las baquetas recubiertas de cuero o fieltro producen un sonido mucho más suave al golpearlas contra las paredes del cuenco, no tan agudo y menos estridente. Con ellas cuesta más hacer sonar el cuenco rozando la baqueta en círculos en el borde superior del cuenco, ya que tanto el cuero como el fieltro que las recubren son materiales mucho más blandos que la madera y debido a ello amortiguan las vibraciones del cuenco.  Algunas baquetas solo tienen cubierta una parte con cuero quedando la otra mitad con la madera al aire, esto permite escoger que parte utilizar para así obtener unos sonidos u otros.
  • Las baquetas para cuencos de cuarzo y de cristal tienen una esfera de goma atornillada al mango que se utiliza para rozarla contra el borde del cuenco haciendo círculos muy despacio, ya que los cuencos de cuarzo y cristal empiezan a sonar enseguida, y si lo hacemos muy rápido entrará en resonancia produciendo sonidos agudos de alta intensidad.
  • Las baquetas de algodón también llamadas baquetas tibetanas son las baquetas por excelencia. Están formadas por un mango de madera con una punta cilíndrica de algodón prensado. Y a pesar de que solo se pueden utilizar para golpearlos permiten obtener todo el espectro armónico que poseen los cuencos.

¿Cómo hacer sonar un cuenco tibetano?

Si te preguntas cómo se usa un cuenco tibetano estás en el lugar adecuado, como ya sabrás existen diferentes tipos de cuenco y algunos tienen sus peculiaridades a la hora de usarlos por lo que explicaremos la forma más común en la que se usan la mayoría de ellos.

Lo primero que debes saber para hacer sonar un cuenco tibetano es la forma correcta de coger el cuenco, coloca su base sobre la palma de tu mano no dominante (la izquierda si eres diestro) y procura no tocar las paredes del cuenco con la mano para que puedan vibrar libremente, ya que de lo contrario te será imposible hacerlo sonar.

A continuación sujeta la baqueta con la mano dominante y dale un golpe seco en el borde superior. Debemos golpearlo con un pequeño ángulo respecto a la pared del cuenco, un error muy común es golpearlo completamente perpendicular a esta.

Además de la técnica y maestría, el tipo de baqueta que uses también influirá en el sonido, así pues si usas una baqueta de madera el sonido será más metálico. Mientras que si usas una baqueta recubierta de fieltro o cuero ya sea esta de madera o cobre obtendrás un sonido mucho más suave y placentero.

Pero si quieres obtener todos los armónicos musicales que el cuenco posee lo mejor es que utilices una baqueta de algodón prensado también llamada baqueta tibetana. Con estas baquetas tibetanas tienes que golpearlo con mayor fuerza que con las de madera o las recubiertas de cuero o fieltro.

Una vez que hayas experimentado los diferentes sonidos que puedes producir golpeando el cuenco con la baqueta, variando la fuerza y el ángulo, puedes pasar al siguiente nivel.

Para la siguiente forma de producir sonidos con el cuenco no se puede utilizar la baqueta tibetana ni una de goma como las que se utilizan en el xilófono ya que son demasiado blandas.

Una vez tengas una baqueta adecuada, por ejemplo una de madera o una recubierta de cuero, roza con la baqueta el borde superior del cuenco haciendo círculos, ya sean en sentido horario o antihorario. Empieza girando la baqueta rápidamente alrededor del borde del cuenco y empezarás a oír que emite un tono, ve disminuyendo la velocidad poco a poco hasta que el sonido se vuelva más limpio y homogéneo. Si el cuenco emite un chirrido estridente significa que estás girando demasiado rápido la baqueta.

En el siguiente vídeo puedes ver una demostración de como hacer sonar un cuenco tibetano por percusión y por fricción.

Puede que también te interese...

Baqueta de madera con punta de goma

Baqueta de madera con punta de goma

Mazo recubierto de piel

Mazo recubierto de piel

Baquetas tibetanas de madera de caoba con punta de lana

Baquetas tibetanas de madera de caoba con punta de lana

Baqueta de madera para cuenco tibetano

Baqueta de madera para cuenco tibetano